Carretera Cibao-Sur: ¿por qué empecinarse en dañar los recursos naturales? Analicemos las alternativas debidamente informados

Todavía tengo capacidad de asombro. ¡Sí! Porque en este caso de la mencionada carretera “Cibao-Sur”, se sigue insistiendo en que la mejor alternativa es la ruta “Yabonico-Monción”, y también se nos quiere convencer de que “no habrá daño ambiental”. ¿Será que nos toman por tontos?

Como sabemos, esta opción implicaría dividir en dos algunos los más importantes y frágiles bosques tropicales de montaña de la cordillera Central, situados en Alto de los Copeyes, loma la Cruz del Negro y la Sidra de Toma.

Algunas personas promueven la idea como la “única alternativa”. Ante esto tenemos que decir: ¡NO ES CIERTO!, tenemos datos, todos gratuitos, que convertimos en información gracias a avanzados programas informáticos, también gratuitos, que nos ayudan a proponer otras posibilidades, y los vamos a presentar en este artículo. Pero además, tenemos CONOCIMIENTO DE TERRENO (este no es gratuito), que nos permite discriminar entre alternativas según un criterio más realista.

¿A qué se debe tanto empeño por conectar estas dos ciudades por una ruta que atravesaría unos 45 km de bosques tropicales de montaña habiendo tantas posibilidades menos impactantes? Varios articulistas, ambientalistas y forjadores de opinión, han planteado que hay múltiples trazados posibles, la mayoría de los cuales incluso ya existe.

Pienso que en este tipo de discusiones la primera pregunta a la que habría que responder es: ¿cuál es la contribución al desarrollo, con datos precisos, de una carretera entre Yabonico y Monción? Tan pronto se nos diga la respuesta, que seguramente será “sí, es necesaria dicha vía”, debería sopesarse el daño ambiental que causaría. Los bosques bien conservados son parte integral del desarrollo; sin ellos no se avanza, por lo que dudo que el aporte económico compense el daño ambiental. En definitiva, no contribuiría al desarrollo.

En los tiempos que corren, con tantos datos gratuitos disponibles, no se justifica que una carretera tenga que atravesar 45 km de bosques tropicales de montaña, habiendo tantas alternativas de menor impacto ambiental. Mucho menos se puede promover tal intención en el nombre del desarrollo, ni es válido engañar a la población con el discurso de que “no habrá daño a la naturaleza”, porque bien sabemos que el impacto sería irreparable, lo cual finalmente contribuiría a la pobreza.

Se supone que, como geógrafos, estamos llamados a dar alternativas cuando se plantean iniciativas con expresión cartográfica (la cartografía es nuestro lenguaje básico). Hablando con mapas todos podremos entender mejor la dimensión del problema y buscar soluciones conjuntamente.

Mi interés es animar a que, si indefectiblemente se tiene que comunicar al Cibao con el Sur, SE ABANDONE LA IDEA DEL TRAZADO YABONICO-MONCIÓN Y SE CONSIDEREN OTRAS ALTERNATIVAS. El objetivo de este artículo es presentar una opción con menor impacto ambiental.

En todo proceso de planificación que prevea conectar por carretera dos puntos remotos, y asumiendo que dicha conexión está debidamente justificada, el principal criterio es el costo. Se busca, por lo tanto, que la construcción de la carretera resulte lo menos costosa posible y que, una vez terminada, su uso consuma la menor cantidad de recursos. Pero con “costo” no debemos centrarnos en una cuestión meramente metálica; se trata de analizar todas las variables que intervienen en el monto total, a efectos de buscar la opción óptima. En un análisis serio y ambientalmente responsable, los costos de una carretera podrían incluir:

  1. Pendientes: se deben evitar las más pronunciadas.
  2. Ecosistemas: se deben evitar los bosques.
  3. Distancia: lógicamente, el trazado más corto posible es el óptimo, considerando siempre los dos anteriores.
  4. Impacto socioeconómico: se debe buscar la ruta que rinda mayores beneficios sobre los núcleos más deprimidos.

Podrían incluirse otras variables, pero estas son las más importantes. Las pendientes se pueden conseguir con relativa facilidad. Basta disponer de un modelo digital de elevaciones y aplicarle un algoritmo; en este caso hemos utilizado el del Shuttle Radar Topography Mission, o SRTM, que está disponible, por citar una de las múltiples fuentes, en esta dirección. El mapa de pendientes quedaría de la siguiente manera:

Imagen de pendientes de la cordillera Central. Los colores más oscuros corresponden a las pendientes más pronunciadas; los más claros, a las más tendidas (hacer clic para una versión de mayor resolución). Las localidades en rojo son algunas de las incluidas en el trazado Yabonico-Monción. Los polígonos verdes (translucidos) representan las áreas protegidas (hacer clic para una versión de mayor resolución).

Imagen de pendientes de la cordillera Central (hacer clic para una versión de mayor resolución). Los colores más oscuros corresponden a las pendientes más pronunciadas; los más claros, a las más tendidas. Las localidades en rojo son algunas de las incluidas en el trazado Yabonico-Monción. Los polígonos verdes (translucidos) representan las áreas protegidas.

Los bosques, en este caso concreto, las coberturas boscosas, las obtuvimos clasificando una imagen de satélite. Hemos elegido la de fecha más reciente posible (22 de enero de 2010) y que contuviera la menor cantidad de nubes, adquirida por el valiosísimo satélite Landsat 5, propiedad de NASA y administrado por el USGS; la descargamos gratuitamente desde este vínculo. La clasificación resultante se muestra a continuación:

Imagen de coberturas generales de la cordillera Central (hacer clic para una versión de mayor resolución). El verde oscuro corresponde a los bosques estables en los últimas décadas y el verde claro a los bosques en recuperación (la mayoría, tras el incendio de 2005). El rosado representa las áreas con cobertura herbácea, la mayoría dedicada a cultivos de ciclo corto y pastizales. Las localidades en rojo son algunas de las incluidas en el trazado Yabonico-Monción. Los polígonos de borde negro representan las áreas protegidas.

Imagen de coberturas generales de la cordillera Central, generada a partir de imagen Landsat 5 de 22 de enero de 2010 (hacer clic para una versión de mayor resolución). El verde oscuro corresponde a los bosques estables en los últimas décadas, y el verde claro a los bosques en regeneración (la mancha central fue quemada en 2005, tras uno de los peores incendios forestales conocidos en RD). El rosado representa las áreas con cobertura herbácea, la mayoría dedicada a cultivos de ciclo corto y pastizales (en algunos casos, este color podría representar también bosques poco densos, pero igualmente valiosos). Las localidades en rojo son algunas de las incluidas en el trazado Yabonico-Monción. Los polígonos de borde negro representan las áreas protegidas.

Haciendo zoom en esta clasificación, se observa que el tramo propuesto pretende cortar unos 45 km de diferentes tipos de bosques estables y en regeneración, de los que al menos 22 corresponden a los primeros y están inscritos dentro de las áreas protegidas Armando Bermúdez y Alto Mao. Dicho tramo equivaldría a atravesar 4 veces la ciudad de Santiago de los Caballeros de un extremo a otro.

Imagen de coberturas generales de la cordillera Central, generada a partir de imagen Landsat 5 de 22 de enero de 2010, enfocando sobre las localidades (en rojo) donde se prevé instalar el trazado Yabonico-Monción de la carretera Cibao-Sur. El verde oscuro corresponde a los bosques estables en los últimas décadas, y el verde claro a los bosques en regeneración. El rosado representa las áreas con cobertura herbácea, la mayoría dedicada a cultivos de ciclo corto y pastizales. Los polígonos de borde negro representan las áreas protegidas.

Imagen de coberturas generales de la cordillera Central, generada a partir de imagen Landsat 5 de 22 de enero de 2010, enfocando sobre las localidades (en rojo) donde se prevé instalar el trazado Yabonico-Monción de la carretera Cibao-Sur. El verde oscuro corresponde a los bosques estables en los últimas décadas, y el verde claro a los bosques en regeneración. El rosado representa las áreas con cobertura herbácea, la mayoría dedicada a cultivos de ciclo corto y pastizales (en algunos casos, este color podría representar también bosques poco densos, pero igualmente valiosos). Los polígonos de borde negro representan las áreas protegidas. En total, el tramo Yabonico-Monción afectaría 45 km de bosques estables y en regeneración.

¿Sería coherente, en un país pequeño como el nuestro, con recursos hídricos limitados y amenazados, cometer semejante atrocidad habiendo otras alternativas? La respuesta ya la sabemos.

Pero continuemos con el análisis. Con ambas fuentes (coberturas y pendientes), generamos la denominada “superficie de costos o de fricción”, en la cual asignamos valores altos a ambos tipos de bosques y a los embalses (como el de Sabana Yegua, por ejemplo), así como a los rangos de pendientes pronunciados que deben ser evitados. Hemos comentado previamente, que el costo no sólo es metálico, sino que también incluye a los ecosistemas; por esta razón, asignamos al bosque un costo alto. Por el contrario, a las coberturas herbáceas y a las pendientes tendidas, les asignamos costos bajos, porque el instalar una carretera en ellos supone un impacto ambiental menor y menor dificultad de construcción y de uso posterior. La superposición de ambas imágenes, mediante un algoritmo informático, genera la denominada superficie de costos.

A continuación generamos una superficie denominada “distancia de costos”, que consiste en determinar cuánto cuesta llegar, a través de la superficie de costos, a cualquier lugar del territorio desde un punto de partida elegido arbitrariamente, que en este caso fue San Juan de la Maguana.

Como último paso, para determinar la ruta óptima, utilizamos un algoritmo de la extensión SAGA, dentro del programa QGIS (ambos gratuitos), denominado “least cost paths”, el cual utiliza como fuentes la “distancia de costos” y un punto de destino, que en este caso sería la ciudad de Santiago de los Caballeros. Lógicamente, el algoritmo considera, además de los costos, la variable distancia; no basta con plantear rutas que eviten bosques y pendientes pronunciadas, sino que también se debe considerar la distancia, porque de lo contrario el resultado sería inútil. Tras darle al botoncito de “ejecutar”, ¡sorpresa!, la ruta de menor costo sugerida es la siguiente:

Trazado propuesto (en trazo verde con borde negro) para la carretera Cibao-Sur (hacer clic para una versión de mayor resolución). La ruta pasaría por comunidades de Padre Las Casas, Bohechío y Constanza, desde donde se continuaría por carreteras preexistentes hasta llegar a Santiago. La distancia total sería de 157 km.

Trazado propuesto (en trazo verde con borde negro) para la carretera Cibao-Sur (hacer clic para una versión de mayor resolución). La ruta pasaría por comunidades de Padre Las Casas, Bohechío y Constanza, desde donde se continuaría por carreteras preexistentes hasta llegar a Santiago. La distancia total sería de 157 km.

La imagen habla por sí sola, y se resume con la siguiente afirmación: “para llegar a Santiago desde San Juan, sale mejor irse por Bohechío-Padre Las Casas-Constanza y empalmar a continuación con Jarabacoa y la autopista Duarte”. Y en este análisis, “sale mejor” significa “menos daños al bosque evitando las pendientes más pronunciadas, garantizando al mismo tiempo la menor distancia”. La longitud total sería de poco más de 157 km, distancia que se podría reducir significativamente rectificando curvas en los tramos preexistentes.

Adicionalmente, se podrían construir accesos desde Padre Las Casas y Bohechío para empalmar con la carretera propuesta, favoreciendo el desarrollo de estos dos pueblos sureños y de todas las localidades de su entorno. Además, se estaría contribuyendo enormemente a la comunicación con Guayabal, porque la ruta pasaría cerca de dicha comunidad. En otras palabras, poner en práctica la variable mencionada en el numeral 4 de la relación arriba referida.

Evidentemente, el trazado exacto no tiene porqué seguir el mostrado en la imagen, porque las particularidades específicas del terreno el programa no las conoce. Por ejemplo, una alternativa sería llevar el trazado al Sur de la presa de Sabana Yegua, para favorecer más a Padre Las Casas y a comunidades del este de San Juan. Favorecería otros núcleos poblados, aunque añadiría kilómetros; todo sería cuestión de sopesar los beneficios que se obtienen en cada caso.

Otra ventaja de esta alternativa sería que, debido al aumento previsto en el tráfico vehicular, se podría justificar la mejora o ampliación de tramos de carretera preexistentes, como el de Jarabacoa-La Vega, o el recién terminado Constanza-Jarabacoa. También se podrían construir circunvalaciones en los pueblos de paso.

La propuesta presenta una desventaja conocida: habría que pasar por el límite entre los parques nacionales José del Carmen Ramírez y Valle Nuevo. Sin embargo, esto se podría salvar con un corto túnel de unos 2-3 km. Aunque actualmente dicho paso está altamente intervenido (hay más coberturas herbáceas que bosques), no hay razón que justifique el mantener ambas protegidas en dicho estado. Si la carretera se hiciera por superficie, se podría plantear la reforestación con especies propias de este ámbito en dicho tramo como medida compensatoria.

Pero todavía hay más informaciones derivadas de este análisis. Usando la indeseable ruta Yabonico-Monción, una vez llegado a este último, hay dos opciones para llegar a Santiago según la ruta preexistente que se elija: o por San José de las Matas-Jánico, o por Mao y la autopista Duarte. En el primer caso, el trazado completo San Juan-Santiago sería de 182 km, mientras que en el segundo alcanzaría los 185 km (ver imágenes a continuación). Recordemos que si se opta por el trazado a través de Bohechío-Padre Las Casas-Constanza, esta distancia se reduce a 157 km.

Representación libre del indeseable trazado Yabonico-Monción para la carretera Cibao-Sur (en trazo rojo con borde negro), uniendo Monción con Santiago a través de San José de las Matas y Jánico (hacer clic para una versión de mayor resolución). Se muestra también el menos impactante y más óptimo trazado por Bohechío-Padre Las Casas-Constanza (en trazo verde con borde negro). Las localidades en rojo son algunas de las incluidas en el trazado Yabonico-Monción. Las áreas protegidas se representan con borde gris oscuro y relleno del mismo color traslucido.

Representación libre del indeseable trazado Yabonico-Monción para la carretera Cibao-Sur (en trazo rojo con borde negro), uniendo Monción con Santiago a través de San José de las Matas y Jánico (hacer clic para una versión de mayor resolución). Se muestra también el menos impactante y más óptimo trazado por Bohechío-Padre Las Casas-Constanza (en trazo verde con borde negro). Las localidades en rojo son algunas de las incluidas en el trazado Yabonico-Monción. Las áreas protegidas se representan con borde gris oscuro y relleno del mismo color traslucido.

 

 

Representación libre del indeseable trazado Yabonico-Monción para la carretera Cibao-Sur (en trazo rojo con borde negro), uniendo Monción con Santiago a través de Mao y la autopista Duarte. (hacer clic para una versión de mayor resolución). Se muestra también el menos impactante y más óptimo trazado por Bohechío-Padre Las Casas-Constanza (en trazo verde con borde negro). Las localidades en rojo son algunas de las incluidas en el trazado Yabonico-Monción. Las áreas protegidas se representan con borde gris oscuro y relleno del mismo color traslucido.

Representación libre del indeseable trazado Yabonico-Monción para la carretera Cibao-Sur (en trazo rojo con borde negro), uniendo Monción con Santiago a través de Mao y la autopista Duarte. (hacer clic para una versión de mayor resolución). Se muestra también el menos impactante y más óptimo trazado por Bohechío-Padre Las Casas-Constanza (en trazo verde con borde negro). Las localidades en rojo son algunas de las incluidas en el trazado Yabonico-Monción. Las áreas protegidas se representan con borde gris oscuro y relleno del mismo color traslucido.

Otro dato de interés son los kilómetros de carretera nueva que habría que añadir en cada caso. En la propuesta Bohechío-Padre Las Casas-Constanza serían 62 km, mientras que por Yabonico-Monción se alcanzarían los 68 km. O sea, menos kilómetros, por lo tanto, menos inversión.

Es importante aclarar que la distancia total de la carretera planteada por Yabonico no la podemos saber con absoluta precisión, porque no conocemos el trazado exacto propuesto. Pero incluso si se hiciera pasar la carretera por Sabaneta, el total hasta Santiago sería mayor que si se implementara la opción Bohechío-Padre Las Casas-Constanza.

En definitiva,deberíamos reconocer la contundencia de este análisis: PARA LA CARRETERA CIBAO-SUR, NO SE JUSTIFICA EL TRAZADO YABONICO-MONCIÓN, PORQUE IMPACTARÍA 45 KM DE BOSQUES SENSIBLES Y PORQUE SE DEMUESTRA QUE HAY RUTAS ALTERNAS DE MENOR LONGITUD E IMPACTO AMBIENTAL.

Para completar el análisis, cito a continuación algunos daños que provocaría el trazado Yabonico-Monción:

  1. Se aumentaría el efecto de borde de las áreas protegidas afectadas. Los impactos a las áreas protegidas provienen generalmente desde fuera. Si hacemos pasar esta carretera por Armando Bermúdez y Alto Mao estaríamos generando un perímetro mayor que el actual. Sería como tener un cuadrado con un perímetro de 4 metros, cada lado de 1 m, donde todos los impactos son absorbidos en ese borde; si lo cortamos verticalmente por el centro tendríamos 2 rectángulos con un total de 6 metros de perímetro. Es decir, mayor exposición y más impactos.
  2. El ecosistema, una vez afectado, no será repuesto por más reforestaciones que se realicen.
  3. La relación entre incendios forestales y vías de comunicación está claramente demostrada. La mayoría de los fuegos de nuestra cordillera tienen origen en su vertiente sur. ¿Vamos a exponer ahora los pocos bosques que nos quedan? Recordemos el devastador incendio de 2005.
  4. Las poblaciones de fauna que haya al este y oeste del indeseable trazado, quedarían inmediata desconectadas mientras la carretera exista.
  5. El valor del agua, como bien sabemos, es inestimable. ¿Vamos a permitir que entren nuevos impactos a lugares todavía no alterados de la cordillera Central para poner en riesgo el preciado líquido?
  6. Evidentemente tendrían mayores posibilidad de entrar a estas áreas protegidas otras actividades no deseadas, como la agricultura de subsistencia, la especulación inmobiliaria, la minería, entre otras.

Finalmente, comentar que se ha planteado la carretera Piedra Blanca-Ocoa como conexión idónea entre el Cibao y el Sur. Personalmente me parece una buena opción, pero muchos alegarán que añade muchos kilómetros si lo que se intenta es conectar San Juan con Santiago. En cualquier caso, además de la provincia San José de Ocoa, con dicha alternativa se favorecería también la comunicación del Cibao con Peravia y Azua.

En resumen, se demuestra que el trazado Yabonico-Monción no supone “menor distancia” ni “mayor desarrollo socioeconómico”. Además se demuestra con claridad que dicha ruta provocaría un daño ambiental que no se conseguirá reponer con programas de reforestación, como han prometido algunos de sus promotores.

Esperamos haber contribuido a informar sobre este particular; falta que quienes tengan que tomar la decisión también lo hagan.

Dr. José Ramón Martínez Batlle (Ph.D)

16 pensamientos en “Carretera Cibao-Sur: ¿por qué empecinarse en dañar los recursos naturales? Analicemos las alternativas debidamente informados

  1. Muchas gracias JR por este aporte. Finalmente veo un análisis con base científica sobre este tema. Concuerdo con tus conclusiones y personalmente voy a apoyar en la difusión de este artículo.

    Saludos.

  2. Pingback: Carretera Cibao-Sur: argumentos NO convincentes | Geografía Física – República Dominicana – Dr. José Ramón Martínez Batlle

  3. El desarrollonismo es imparable. Por ello hay que mantenerse con ánimo y alerta, da igual en qué país estemos. El nuevo ejemplo de conectar Yabonico y Monción, no mediante la mejora del trazado de un camino, sino con una carretera de 45 km en toda la regla, fragmentado y afectando a las formaciones de bosques tropicales de montaña y sus ecosistemas asociados, es, de nuevo, un lamentable espactáculo. Me parece muy pertinente la cuestión abierta sobre “¿cuál es la contribución al desarrollo?”, como si finalmente los bosques no formaran parte de nuestro desarrollo humano, social y económico.

    • Gracias Fernando. Así es, en todas partes nos encontramos con estas amenazas. Y siempre, el mismo patrón: culpar a las áreas protegidas por las desventuras de los pueblos. Elegir la defensa de las áreas protegidas es una tarea permanente, porque todavía no entendemos el papel que juegan. Abrazos.

    • Gracias Michael por tu comentario.

      Sobre tu pregunta, comentarte que leí hace algún tiempo la noticia sobre la propuesta del largo túnel. En mi opinión, y según lo que he visto en otros lugres, el impacto ambiental de esas obras es menor (de hecho, tenemos algunos vinculados a presas en el país). Sin embargo, estoy seguro de que un túnel tan largo tendría unos costos de obra y de mantenimiento que quizá no haya condiciones para asumir en estos momentos. De hecho, fíjate que en el anuncio hecho ayer se habló de incorporar un túnel corto, de unos 4 a 6 km, pero no de uno de 38 kilómetros, que supondría un aumento considerable del presupuesto. Por esto, mucho me temo que no es económicamente viable.

      En otro orden, aprovecho para comentarte que el túnel de 4 a 6 km anunciado, en mi opinión no elimina el impacto ambiental. Hay que recordar que el bosque a salvar es varias veces más largo que la longitud de túnel propuesta.

      Y hay que seguir insistiendo en que nos gustaría ver los planos definitivos. Queremos conocer la propuesta de trazado, para medir con precisión el impacto previsto y poder hacer comparaciones con la alternativa que hemos planteado en este artículo.

      Saludos.

  4. Excelente JR, sin lugar a dudas que con informaciones como las que nos estas compartiendo, estaremos en mejores condiciones para apoyar o rechazar propuestas de este tipo. Gracias

  5. Pingback: Carretera Cibao-Sur: argumentos NO convincentes : Accion Verde – El Portal Ambiental de la Republica Dominicana

  6. Pingback: Una actualización sobre el tema de la carretera Cibao-Sur | Geografía Física – República Dominicana – Dr. José Ramón Martínez Batlle

  7. gracias por la informacion pareciera que hay un grupo de persona que odian al pais y solo lo quieren para beneficio propio.hace falta mas conciencia ciudadada y mas persona que defiendan la patria.los bosques es lo poquito que nos queda y si los danamos.no tendremos nada.

  8. Dr. José Ramón Martínez Batlle: por lo que pude leer se ve que usted ha hecho muy bien su tarea con respecto a este tema, yo que no soy mas que un estudiante de negocios (y de este tema se lo que un campesino sabe de fisica cuantica) puede comprender con gran facilidad todos los pro y contras que se sucitan con su propuesta asi como con la propuesta presente. Mi preocupacion esta en que un analisis tam bien ejecutad y detallado no este en mano del mismisimo presidente si es necesario. En mi humilde opinion este es un trabajo que usted deveria hacer llegar a las autoridades encargadas de este projecto.

  9. Quedé satisfecho con la demostración de que esta carretera es un peligro ecológico. Hay otras alternativas, incluso más cortas, económicas y, lo más importante, de menos riesgo ecológico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *