No se trata sólo del Parque Nacional Jaragua y Bahía de las Águilas

Todas las áreas protegidas de la provincia Pedernales requieren la máxima atención en estos momentos. No se debe perder de vista que, en la costa de la provincia, y según la Ley Sectorial de Áreas Protegidas (202-04), hay otras 4 áreas protegidas con la categoría “paisaje protegido”, relacionadas a continuación:

  • Playa de Cabo Rojo-Pedernales;
  • Bahía de las Águilas;
  • Playa Larga;
  • Playa Blanca

Como vemos, todas son de litoral, 3 playas y una bahía, esta última, como sabemos, es la más codiciada. ¿Qué curioso, no? En mi opinión, sobre éstas es donde está recayendo la mayor presión inmobiliaria. Y para ilustrarlo, incluyo uno de mis preferidos, un mapa:

Áreas protegidas de la provincia Pedernales. Las unidades del tipo "paisaje protegido", localizadas preferentemente en el litoral occidental, se resaltan en rojo traslúcido. Sin descuidar el Parque Nacional Jaragua, debemos estar muy atentos con el destino de estos espacios. Elaborado por: Dr. José Ramón Martínez Batlle, Ph.D. (febrero 2013), a partir de imagen Landsat ETM+ (de fondo) y mapa de áreas protegidas de República Dominicana del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (sig.ambiente.gob.do)

Áreas protegidas de la provincia Pedernales. Las unidades del tipo “paisaje protegido”, localizadas preferentemente en el litoral occidental, se resaltan en rojo traslúcido. Sin descuidar el Parque Nacional Jaragua, debemos estar muy atentos con el destino de estos espacios. Elaborado por: Dr. José Ramón Martínez Batlle, Ph.D. (febrero 2013), a partir de imagen Landsat ETM+ (de fondo) y mapa de áreas protegidas de República Dominicana del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (sig.ambiente.gob.do)

En relleno rojo traslúcido se han destacado estas 4 áreas protegidas. Recomiendo retener en memoria la distribución de éstas para entender bien el problema. Decía Keynes: “cuando esperamos que ocurra lo inevitable, surge lo imprevisto”. Y en este caso, hay que estar muy atentos para que no surja lo imprevisto, porque en este tema es fácil que lo cojan a uno “asando batata”. Cuando se dice “no se tocará el Parque Nacional Jaragua”, la respuesta debería ser: “sí, muy bien, pero que tampoco se toquen las otras 4 áreas protegidas”. Mucha atención con esto, que esas “otras” cuatro son tan importantes como el Parque.

De todas formas, no estamos sorprendidos con esta nueva presión inmobiliaria sobre el litoral de Pedernales. Es un tema cíclico que amenaza periódicamente a las áreas protegidas. El litoral de la provincia La Altagracia, protegido por el Parque Nacional del Este, ya experimentó en el pasado este tipo de presiones que se ven hoy en Pedernales. Algunos de estos embates los resistió, en otros sucumbió parcialmente (concretamente en los 90), pero en general, se ha mantenido como una unidad de protección bastante estable. Y este Parque es el ejemplo más claro de que se puede desarrollar el turismo (aunque no estoy de acuerdo con esa visitación playera masiva sin relación con la naturaleza interior) sin la necesidad de implantar infraestructuras de alojamiento en el área protegida. Dado que no hay alojamientos permanentes en el Parque, los turistas van y regresan el mismo día. De esta forma, los traslados que se producen diariamente entre Bayahibe y la isla Saona, suponen una actividad económica relevante de la que se benefician muchos locales. Además, todos los turistas pasan o se alojan en Bayahibe, permitiendo que los locales tengan contacto con ellos.

En definitiva, no hay necesidad de alterar el Parque ni las otras áreas protegidas de la provincia Pedernales. Valen más como están, que trasnformándolas en un nuevo Punta Cana o Puerto Plata.

(Nota: si deseas recibir notificaciones por correo electrónico relacionadas con la actividad de este blog, ve por favor a esta dirección y suscríbete)

Dr. José Ramón Martínez Batlle (Ph.D)

5 pensamientos en “No se trata sólo del Parque Nacional Jaragua y Bahía de las Águilas

  1. Me gustaría conocer más aspectos ciéntíficos/culturales de la zona para hacerme cargo de la problemática surgida y su alcance: ¿qué es lo más resaltable de esos “paisajes protegidos”?, ¿cual sería la mejor forma de cuidarlos y mantenerlos? ¿existen políticas estatales apropiadas?, ¿cuál es el peligro más inmimente de resultar afectadas?, ¿estaría preparada para un desarrollo turístico?, ¿qué es lo más “cotizable” para su explotación?, ¿qué parece perseguir el gobierno con la intervención en la zona?…

    • Sí Belén, gracias por tus preguntas.
      Pues los paisajes protegidos se crean para conservar un área concreta que tiene unos rasgos especiales y que permite un uso ecoturístico. Y cuando digo ecoturístico, uso esta definición corta: sostenible y que beneficie a las comunidades, ambos conceptos con amplios matices, pero al menos son un buen punto de partida. Viendo la negación podemos entenderlo mejor: ¿qué es insostenible ambientalmente? El turismo en otras áreas del país (litoral oriental del país), con grandes edificaciones y masificado, genera impactos no absorbibles por el ecosistema. La segunda negación sería ¿qué NO beneficia a las comunidades? El sistema todo incluido (esto se ha demostrado en muchas publicaciones), así como aquellas infraestructuras hoteleras que no están integradas dentro de núcleos de población preexistentes. Meter un hotel en Bahía de las Águilas beneficiaría al hotelero, sus empleados y a los pocos servicios que contrate. No se generaría una actividad económica que repercuta en la provincia como consecuencia de ese hotel. Por eso siempre digo que el gran hotel que ofrece el paquete todo incluido alejado de los centros de población, SÍ que favorece el desarrollo, pero sólo el desarrollo de su dueño y poco más. Siempre utilizo de ejemplo a Las Terrenas (no quiero decir que deba aplicarse en Pedernales, y no todas las prácticas turísticas en Las Terrenas son un modelo de ecoturismo). Allí, todas las personas, incluidos los hoteleros, turistas, pobladores, pescadores, agricultores, colmaderos, comerciantes, todos se las tienen que ver en un mismo pueblo, compartiendo los mismos problemas y, en algunos casos, buscando soluciones conjuntas a los mismos. La realidad es que, en Las Terrenas, el turismo no está desconectado del entorno, aunque vale decir que tiene muchos problemas ambientales pendientes de resolver.
      La mejor forma de cuidarlos es, evidentemente, no intervenirlos. Claro, esto sería preservarlos, pero la naturaleza no necesita, en este caso concreto, que “la cuiden”. Sin embargo, si te refieres a cuidarlos y mantenerlos, al tiempo que se aprovechan, me remito al ejemplo que cito en el artículo: el Parque Nacional del Este. Diariamente viajan turistas a la isla Saona, no pernoctan, y vuelven a sus hoteles. Esto ha dinamizado a Bayahibe y a otras comunidades próximas. No quiero decir que no haya problemas ambientales, porque los hay, pero es un claro ejemplo de que el hotel no tiene porqué estar encima del recurso playa.
      Sobre si estado tiene políticas al respecto, te diría que sí, dicta leyes y hace planes. Sin embargo, de esa respuesta se deriva la siguiente pregunta: ¿cuántos de esos planes y leyes se cumplen?
      Sobre si la provincia de Pedernales está preparada para el turismo, y si con preparada te refieres a que haya capacidad para ofrecer bienes y servicios que demande el turismo, pues mi respuesta sería: lo está como lo estaban otras provincias dominicanas en el pasado cuando recibieron el boom hotelero. En general, hay baja capacidad para ofrecer bienes y servicios al turismo, pero nada que no pueda solucionarse.
      Sobre qué es lo más cotizable, entiendo que te refieres a “lo más valioso”, entiendo que hablamos del recurso playa.
      Y sobre qué parece perseguir el gobierno con la intervención en la zona, mucho me gustaría a mí conocer esa respuesta.

  2. Uffff, esto lo que da es ganas de dejar un mensaje bien violento 🙁 Pero mientras tanto lo único que puede funcionar es trabajar en conjunto. Ya hubo una lucha por Bahía de las Águilas, ahora toca la segunda parte… BDLA+PERIFERIAS…. Aprendamos a valorar lo que tenemos y paremos a tantos ladrones de vender los pocos recursos que nos quedan 🙁

    • Gracias por su comentario. Efectivamente, hay que estar atentos. La lucha de 2004 se sabía que iba a ser larga. Y ahí está, seguimos batallando. Pero eso es lo que hay que hacer, mostrar las cosas como son; una ciudadanía bien informada defiende mejor sus intereses comunes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *